Tips - posted on 17 septiembre, 2016 by

¿CONFUNDIDO CON TANTAS IDEOLOGÍAS DEL SAX?

En este fabuloso artículo explicaré como reaccionar ante un mundo de visiones diferentes que llegan a confundirnos… ¿Cuantas veces no has escuchado ideas que se contradicen? ¿Cuantas veces no has visto a dos grandes músicos igual de buenos que piensan completamente diferente? ¿Quién tiene la razón?

Pues empecemos con unas pequeñas anécdotas… Yo cuando empecé con el saxofón, pase por algunas fases:

la 1a fase | La iniciativa

Fue la clásica situación de ver un saxofonista tocar (Jeff Nathanson con Luis Miguel), enamorarme del sonido  y tomar la iniciativa de querer hacer lo mismo.

la 2a fase | La realidad y magnitud del proyecto

Tuve que darme cuenta, que no iba a ser un proceso tan sencillo, de pronto tenía un saxofón en la boca, no sabía que hacer con el y empezó la frustración.

la 3a fase | Enfoque

Siempre tuve claro que quería tocar Jazz fusión o smooth, esto es muy interesante porque mi objetivo personal era complemente diferente al de otros compañeros músicos que querían tocar Jazz tradicional y las fusiones no les llamaban la atención, o incluso deseaban tocar música popular nacional… así fue cuando empezó mi proceso para buscar una metodología a seguir y decidirme por una visión.

la 4a fase | Selección del mentor

Tuve que enfrentarme a decidirme por un mentor, al cual tuviera que absorberle todo, fue cuando conocí a Jeff Kashiwa con Rippingtons, desde mi visión era (es) un músico que ofrecía todo lo que yo buscaba, tocaba los 3 saxos, usaba tecnologías como el EWI, me encantaba (encanta) su sonido y además Rippingtons era la propuesta de lenguaje y sonido que llenaba realmente mi alma en aquellos años.

la 5a fase | Tambaleo de ideas

¿Que ocurrió después? conforme avanzaba y mi cerebro sacaba conclusiones y construía una realidad… iba conociendo músicos que me platicaban su visión… cuando eran visiones completamente diferentes a las mías obviamente había cosas que me intrigaban y tambaleaban ideas que según yo estaban completamente afianzadas en mi mente, digamos que esta es la fase más dura porque corremos el peligro de perder la dirección y nuestros anhelos iniciales (que no sabemos aún si son correctos o no), o podemos tener la suerte dar un golpe de timón si estábamos equivocados con nuestras primeras ideas y la visión de otro músico podría abrirnos los ojos y cambiar nuestro panorama completamente a bien.

la 6a fase | Consolidación y fortalecimiento de ideales

Aquí es donde tuve que decidir que era lo que realmente me convenía a mi en lo personal, y creo que me fue de mucha utilidad hacerme unas preguntas a mi mismo:

  1. ¿Quiero vivir de la música?
  2. ¿Quiero ser sobresaliente?
  3. ¿Cual es el verdadero significado de ser sobresaliente?
  4. ¿Sabías que el público manda y hacerlos felices es tu único propósito?
  5. ¿Sabías que los gustos de la gente no siempre se apegan 100% a los tuyos y tienes que ser flexible ante esta situación? ¿Estás dispuesto a tener esa flexibilidad?
  6. ¿Por qué el público es tan importante cuando quieres vivir de esto? (Es obvio ¿no?)
  7. etc.

Estas preguntas fueron haciendo que automáticamente mi mente fuera descartando ideas de manera lógica, por ejemplo:

  1. ¡El profesor tal es el mejor del país! antes de creerlo y salir disparado a inscribirme con el, primero me di mi tiempo para observar su trabajo… cuando lo escuché y vi que no sonaba como mis mentores iniciales, simplemente no me gustó, veía que su estilo de vida no era como el que yo quería tener, y simplemente hice caso omiso… lo respeté pero no me interesó su influencia. Así que opté por ser autodidacta al ver que encontrar músicos con mi visión era completamente imposible de encontrar en mi país.
  2. Me decían que tocara y sonara como Charlie Parker, me di cuenta que gente que tocaba y sonaba así, era una copia más de lo mismo, además que esa forma de tocar no tenía la aceptación masiva necesaria para poder vivir de la música honestamente en los tiempos actuales, así que tomé de Parker solo lo que me funcionaba, por ejemplo su visión de la improvisación sobre los acordes, pero fusionando esta cuestión con sonidos de músicos más modernos… y obviamente con mi propia visión estética.
  3. Gente criticaba (critica) mi trabajo pero cuando comparaba mi esfuerzo con el de ellos, me doy cuenta que la gente opina sin objetividad (a veces, no siempre), mucha gente que no era músico me dio su opinión… y yo me preguntaba ¿Será que yo puedo darle mi opinión a un médico sin tener por lo menos un conocimiento básico aceptable? la verdad es que no… así que empecé a discriminar la opinión de la gente que no me daba retroalimentación con argumentos musicales profesionales.
  4. Músicos que tenían otras empresas y que no generaban ingresos de la música como para mantenerse a ellos mismo o a una familia, pues tampoco me servían sus ideas… yo siempre he creído que un músico vive de la música en alguna de sus muchas facetas, no de un pizzería… corriendo motocicletas… haciendo conchas (pan)… o de una tienda de accesorios… por ejemplo.

Conclusión

En fin, con el paso del tiempo me di cuenta que la visión de un saxofonista de jazz fusión completo en toda la extensión de la palabra en México no era común, decidí estudiar con saxofonistas en USA que compartían mi ideales, seguí ampliando y reafirmando mi visión al ver que no estaba loco, si no que efectivamente mis dudas ya habían sido abordadas y desarrolladas por músicos de esta especie… y entonces me acordé de mi padre (primera gran influencia para mi).

Mi padre me decía cuando era niño que juzgar a un músico sin comprender a que especie pertenece es imposible, así que es imposible creer que un elefante es mejor que un león… son animales de diferentes especies con diferentes habilidades, igual de increíbles y uno no puede vivir ni comportarse como el otro.

Einstein dijo – «Si juzgas a un pez por su habilidad de trepar un árbol, seguro lo tomarás por idiota»

Así que si vas con un elefante, el te va a recomendar cosas que se apegan a su estilo de vida, como buscar determinados arbustos para comer, agua de determinada calidad, lodo para cubrir su piel etc. Peeeero, si vas con un león te dirá que el lodo no es necesario, así que cuidado, el no estaría considerando que tiene más pelo que el elefante y a el lodo no le funciona, ¿me explico? ¿Qué conclusión sacarías de ambas recomendaciones? Simple… si tu piel se parece más a la del elefante dale más peso a su recomendación ¿no? no es que quieras más al elefante, es que simplemente no tienes más remedio si te pareces más a el a nivel piel…

Digamos que de ambas recomendaciones aprenderás siempre y cuando las adaptes a tus necesidades personales.

Así que como siempre les he venido diciendo en otros artículos, «Si un profesor no toca como te gustaría tocar, ni su estilo de vida es como el que quieres tener, respétalo pero no le hagas caso»

Si quisieras que yo fuera tu profesor y te preguntas como toco, te invito a checar mi música en sound cloud, si te intriga como es mi estilo de vida, es muy fácil de definir, yo busco un equilibrio como en las filosofías asiáticas, busco una vida decorosa y digna, sin lujos, simplemente tomo de la vida lo que necesito cuando lo necesito, mi función siempre será aportar a los demás, nunca me dejo llevar por la ambición, trato de ser objetivo y buscar una realidad concreta, creo en Dios y en su lógica universal.

Te invito a leer sobre las modalidades que ofrezco para estudiar profesionalmente conmigo en la sección «Estudia con Tito» es un placer tenerte en mi web leyendo mi visión y espero siempre de corazón estos artículos sean de utilidad para ti, un fuerte abrazo y Dios te bendiga para cumplir todo lo que te propongas en la vida.

Tu opinión es muy importante para mi, si te gustó el artículo deja un comentario o cuéntanos tu visión de las cosas, compártelo y regálame un like.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *